Colombia es un país compuesto por grandes montanas, desiertos, selva, nevados, llanuras y demás. Llena de diversidad cultural, colores, comidas y tipos de gente, este país al cual la tradición de una guerra sin fin no lo deja descansar, está compuesto por diversos ritmos musicales que lo hacen contrastar lo suave de un bambuco con lo agresivo de una puya o una cumbia soledena.

La región caribe es una extensa zona de la costa colombiana que se encuentra con el mar caribe. Se caracteriza por un relieve compuesto por una llanura extensa (desde el golfo de Urabá, hasta la península de la Guajira) donde se encuentra desde un Nevado hasta una amplia playa que se abraza con el mar y la sal. A lo largo de la llanura predomina el clima de sabana, bastante cálido con temperaturas superiores a los 24º centígrados. Abarca los departamentos de la Guajira, Cesar, Magdalena, Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba, San Andrés y la subregión del Urabá antioqueño y chocoano.

Formada por tamboras, gaitas, flautas, maracas, mucho baile y felicidad, la cumbia es tal vez el ritmo más representativo de la zona caribe colombiana. Del vocablo africano "Cumbé" (jolgorio o fiesta) , la cumbia es un ritmo Colombiano, cuyo origen parece remontarse alrededor del siglo XVIII, en la costa atlántica de este país, siendo el resultado del largo proceso de fusión de tres elementos etno-culturales: los indígenas, los blancos y los africanos.

Con una tradición marcada por la esclavitud y la explotación, la cumbia es toda una fusión que se gesta cuando las fuerzas de los indígenas no pudieron aguantar más el sometimiento español. En este momento, los colonos deciden importar esclavos negros que, con ritmo en la sangre y percusión de sus ancestros, llegan a la costa caribe y crean la cumbia, toda una fusión multicultural e hibridadora. La percusión africana, la danza indígena y la melodía criolla forman la mezcla perfecta de tradición, historia, raíces y evolución en la historia musical de este país. Nuestro país.

http://www.youtube.com/watch?v=tlwMdDGiqlA

Por mucho tiempo, la cumbia se paseó por la costa pacifica colombiana, ejecutada por músicos que se integraban para dar alegría a fiestas improvisadas en casa reuniones o festejos. De estos grupos no se tienen datos precisos. Sin embargo, estas bandas populares cumplieron una importante labor de difusión que permitió la evolución y crecimiento del género.

En 1950 apareció la primera cumbia grabada para comercializar. Era ejecutada con caña de millo y tamboras.
En 1953, se lanza "flamenco" una cumbia compuesta por Soledeño Efraín Mejia. A principios de 1955, aparece el conjunto típico Cumbia de Juan Corralito, el cual graba en un disco por lado y lado una cumbia y la “puya arranca pellejo”. Durante este mismo tiempo, surgió la cumbia de Antonio Lucia Pacheco; quien grabó la pieza musical de “Once de Noviembre".

Poco a poco la cumbia comenzó a evolucionar y a incluir instrumentos como acordeón (origen alemán) bajo y variaciones de percusión con el fin de insertarse en el colectivo de toda la sociedad. A partir de los años treinta, la difusión de este género lo obliga a transformarse para lograr penetrar en la estética musical de las clases acomodadas y medio altas de la sociedad urbana colombiana, y también en algunos sectores de la sociedad rural que consideraban este ritmo indigno e insignificante.

De manera curiosa, la cumbia tiene que transformarse en un proceso de “separación” de la tradición negra para que pueda convertirse en símbolo de la identidad nacional. Aunque siempre ha llevado en su interior una fuerte huella africana, se comenzó a interpretar en forma estilizada por grandes orquestas en los años cuarenta y cincuenta haciéndola más accesible estéticamente, y más aceptable socialmente, a la clase media en el interior del país y para promover su difusión en el ámbito internacional.

 

Para los colombianos en el exterior, es un símbolo de identidad cultural y de unidad nacional sin importar su origen regional, el estatus social o pertenencia étnica. Es importante aclarar que es la cumbia orquestada es la que se vuelve representativa en la cultura popular colombiana, y no la cumbia étnica, es decir la costeña o clásica.

La cumbia evidencia un fenómeno de comercialización tal, que se ha transformado hasta dejar de constituirse en signo de identidad costeña. Es así como muchos grupos y músicos colombianos, reconociendo el potencial económico de este género, han seguido grabando cumbias producidas exclusivamente para la exportación a América Central y otras regiones andinas. Estas cumbias fueron transformadas para adaptarse al gusto de poblaciones con tradiciones estéticas muy diferentes a las de la cultura costeña que la origino.
Sin embargo, no obstante su extraordinaria difusión en el mundo, la cumbia no se considera danza nacional colombiana, ya que este lugar lo ocupa el bambuco.

http://www.youtube.com/watch?v=S0LvFrXwMIo